La jornada continua y el informe PISA CANARIAS


Mucho se está escribiendo en los últimos días sobre educación. Y bienvenido sea el debate y el contraste de pareceres, aunque no es menos cierto que al calor del Informe PISA CANARIAS se han desatado titulares sensacionalistas destinados o bien a la venta fácil de periódicos o al halago fácil de la cercanía política con quienes encargaron el informe, que en muchos casos, quieren ver en la prensa local aquello que siempre han deseado: hay que meterle mano a los maestros, olvidando que el principal atraso de la educación es consecuencia no solo de las políticas educativas, sino sobre todo de las económicas, y eso parece dejarlo claro el informe : ”Los estudiantes de las Islas Canarias tienden a provenir de contextos familiares menos favorecidos que los típicos españoles. En comparación con otras regiones españolas, los estudiantes de las Islas Canarias que participaron en PISA 2009 indicaron uno de los niveles más bajos en educación y profesión de los progenitores. Menos del 5% de los padres de los estudiantes canarios se encuadra en el grupo profesional de mayor rango y menos de un cuarto de los padres finalizó la educación terciaria. La posición socioeconómica media de los estudiantes de Canarias fue la más baja entre todas las regiones españolas participantes: un 39% de los estudiantes de las Islas Canarias proceden de un nivel socioeconómico bajo,1 en comparación con el 29% de España o el 15% de la OCDE.” Estos datos parecen dejar claro que una de las primeras premisas debiera ser mejorar las condiciones sociales, económicas, culturales y educativas de los habitantes de estas islas. Y parece que los tiempos actuales de crisis no dejan entrever un avance en estas condiciones.

No obstante lo anterior, y entendiendo que el informe es muy prolijo en muchos temas, voy a centrarme en la Jornada Escolar, no tanto porque PISA tenga una opinión clara sobre el tema sino porque mucha prensa se empeña en buscar en la Jornada Continua el principio de todos los males  de nuestra educación y que básicamente fue una conquista del profesorado de los Centros de Educación Primaria en el año 1988 y que pasaban de tener una jornada partida de 9-12 y de 14-16 horas por una continua de 9-14 ó de 8.30-13.30. Y los detractores de esta jornada han pasado de nuevo al ataque.

Antes de adentrarme, en desmontar con el propio informe PISA,  a los detractores de esta jornada me gustaría lanzar una pregunta a los lectores. ¿Cuántos de ustedes han estudiado con una jornada partida en Educación Secundaria o Bachillerato? Yo que estudié en Telde a principios de los años 70 recuerdo que básicamente la jornada  era de mañana y mucho me temo que voy a recibir muy pocas respuestas de personas que hayan estudiado Secundaria o Bachillerato en Jornada Partida. Ansioso estoy de recibir respuestas. Por lo tanto me centraré en rebatir la idea de los que proponen la vuelta a la Jornada Partida en Educación Infantil y Primaria.

Para comenzar, el informe PISA contiene un primer error de bulto con respecto a la Jornada Escolar pues en su página 15 dice que “No todas las regiones españolas necesitan aplicar la misma jornada escolar, siempre y cuando los alumnos de la educación obligatoria permanezcan en el centro durante 30 horas semanales. La jornada escolar canaria es de 8.00 a 14.00 horas. Después del almuerzo, el resto de la tarde puede utilizarse para la realización de actividades complementarias; por ejemplo, para prestar apoyo extra a aquellos estudiantes con dificultades o rezagados”. Y este dato, referido a Educación Infantil y Primaria es, sencillamente, un error garrafal. La jornada escolar en Educación Infantil y Primaria es de 25 horas semanales, o sea, de 5 horas diarias, con un periodo de recreo de 30 minutos en Primaria y que en Educación Infantil, puede tener diferentes periodos de descanso,  con lo cual el argumento de que son demasiadas horas queda en entredicho.

Por otro lado dice PISA que “No es en absoluto habitual tener una jornada escolar que dure desde las 7:30 o las 8:00 horas hasta las 14:00 sin descanso para el almuerzo, como se hace en las Islas Canarias; en particular, porque parece que las sesiones tempranas de la mañana no son realmente jornada escolar sino cuidado infantil prolongado. El equipo sospecha que este largo periodo sin descanso es extenuante tanto para los profesores como para los alumnos”, recoge el informe. Y este dato referido a la Educación Primaria es también completamente falso, pues esta no es nuestra realidad, salvo para aquellos niños a los que se les sirve el desayuno en el colegio,  aunque para los periódicos sea un buen motivo para realizar titulares sensacionalistas.

Nos alerta el informe PISA y recoge el periódico La  Opinión, que la Jornada Escolar debe revisarse porque “Diversos estudios sugieren que, mientras los niños pequeños tienden a dormir de manera natural entre las 21:00 y las 7:00 horas, el periodo equivalente para la adolescencia está entre medianoche y las 9:00. Esto quiere decir que muchos están apenas despiertos cuando comienza normalmente el colegio” y en este sentido citan como ejemplo a un centro de secundaria estatal en Inglaterra que consiguió grandes mejoras en sus resultados en todas las materias troncales en los exámenes a nivel nacional de los alumnos de 16 años de edad, en sólo un año, simplemente al trasladar el principio de la jornada escolar desde las 9:00 a las 10:00 horas.” Y claro, si este es el argumento para desmontar la Jornada Continua han caído en su propia trampa, pues acorde a ese reloj biológico, la Jornada Continua a quien más puede interesar es a los alumnos de Educación Infantil y Primaria pues a las 8.30 o 9.00 de la mañana ya están suficientemente despiertos para comenzar la jornada escolar. ¿O está insinuando la prensa y el Gobierno, que probablemente habría que cambiar la Jornada Continua de Secundaria por una Partida? Mucho me temo que ese no es el objetivo.

El argumento de la conciliación familiar y el descanso de los niños, perdónenme pero queda en entredicho. El alumnado de Infantil y Primaria puede quedarse a comer en los centros y prácticamente, puede regresar a  casa después de las 15.00 horas. ¿Se conseguiría mejores resultados con el regreso de los alumnos a clase a las 14.00 horas en una jornada partida? Me temo que muchos quedarían en casa en una siesta o habrían de buscar a los abuelos para esa atención de mediodía, sin olvidar el trasiego de padres y madres al colegio de cuatro veces al día.

El problema no está en la Jornada Continua. El problema está en la calidad de lo que se enseña, en los medios que se ponen a nuestra disposición, en el deficiente sistema de apoyo a alumnos con retraso escolar por muy orgulloso que esté el gobierno de él, pues no hay estadísticas de éxito de los alumnos que han sido atendidos en esos refuerzos. El problema está en que hay alumnos a los que no se ha podido atender durante la primaria y llegan a secundaria incluso sin saber leer y escribir, a los que tienes que enseñar inglés y no saben español, a los que debes explicar ecuaciones y no saben multiplicar. Y a esos habría que atender, con atención individual desde que se detectaron los primeros síntomas. Un claro ejemplo de ese retraso en atender deficiencias estaría en los llamados Cursos de Diversificación Curricular, que comienzan en 3º de ESO. Si hemos detectado desde Primaria y Primero de la ESO que esos alumnos llevan un retraso considerable ¿por qué esperamos a que tengan 15 años para adaptar el currículo? ¿Por qué no tienen atención individual desde los 8 años o 9 años?

No señores, el problema no es la Jornada Continua, salvo que algún resabiado todavía quiera hurtar a los maestros y al Sindicato STEC el logro de derrotar a la derecha canaria más reaccionaria y que, amparándose en los tiempos de crisis que vivimos, aprovechen para saldar viejas cuentas.

Anuncios

5 comentarios en “La jornada continua y el informe PISA CANARIAS

  1. Gran post, grandes verdades. En Canarias tenemos una falta de medios que hace pensar a uno que esta en otro país después de ver como las gastan en península. Aparte de la perreria y el aplatanamiento que es verdad que tenemos, si no hay medios y la gestión es paupérrima no hay nada que hacer. La culpa es de los gestores, y nuestra por dejarlos subirse los humos. Pero para arreglar eso estamos a tiempo.

    Me despido no sin antes felicitarle por su trabajo en twitter que me mantiene informado de mi patria chica. Muy buen trabajo.

    PD: escribir con un teléfono es muy engorroso :\

  2. ¿qué opina de los 3 meses de vacaciones? ¿No deberían ser menos horas y alargar el curso y no tener un plazo tan grande entre el fin de un curso y el inicio del siguiente?

    1. Me pregunto si interesa un debate sobre las vacaciones en este momento. Cuando el ministro Wert quiere desmantelar la educación pública y poner todas las trabas posibles para que los hijos de los trabajadores no lleguen a la universidad, nuestros esfuerzos tienen que centrarse en ese enemigo.
      En el momento adecuado todos los temas pueden ser discutibles, incluso las vacaciones de los alumnos pero buscando elementos que unan a la comunidad educativa y no que la dividan.
      Así pues para mí el enemigo en los próximos años es Wert, la LOMCE y el neoliberalismo que nos va a devolver 30 años atrás: en sueldos, en derechos, en libertades, … No solo a los maestros, a todos los trabajadores.

  3. María
    mariapiccollo_flute
    83.46.94.183
    Enviado el 28/04/2013 a las 9:44 am
    No os creáis los canarios que sólo está mál la educación en Canarias. Yo trabajé durante 7 años en colegios de Telde y Las Palmas y ahora estoy en la península y os puedo asegurar que también aquí hay falta de medios para atender de forma individualizada a los alumnos más necesitados. En todos los sitios está mal la educación y desde luego que no es por culpa de los maestros ni de la jornada escolar, sea continua o partida.
    Para mi hay un problema de base y son los cambios de leyes educativas ,el poco apoyo que tenemos los maestros por parte de los políticos y sobre todo de los padres, en fin que la educación se usa como guerra política entre los partidos mayoritarios y así nos va. Pero si al menos los padres confiaran en nosotros y nos apoyaran, quizá mejorarían las cosas. Más esfuerzo y disciplina para aprovechar mejor las horas lectivas en el colegio y fuera de él, y más colaboración de los padres en inculcar a sus hijos el valor del esfuerzo y las normas de convivencia básicas.
    Un saludo canarios, y aunque soy peninsular, cuando estuve allí aporté lo mejor de mí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s