La #Mato, el #Carromero y la #Cospedal, ¡tanta miseria y tan poca justicia!


Te pones a leer la prensa y no paras de cabrearte. Se ríen de ti en tu cara y no se ruborizan. No se les cae la cara de vergüenza mientras largan mentiras y más mentiras. Y tú mientras tanto aguantas y aguantas y callas. Pero en algún momento tendrás que dar un golpe en la mesa y decir basta ya de tanta insensatez y de tanta miseria moral.

Oír  a la ministra Ana Mato hablando de Sanidad es como escuchar a los malos estudiantes que se aprenden la lección de memoria y no se enteran de lo que están diciendo. Pues eso le pasaba a la ministra del Jaguar: se equivoca, la corrigen, se equivoca, dice que se ha equivocado y sigue adelante como si nada, dice incongruencias, habla de universalizar la sanidad para que entiendas que hay gente que se quedará sin ella, habla de medicamentos que curan para decirte que los tienes que pagar. ¿Es que no hay nadie que pueda mandar a estos personajes a su casa, que solo están interpretando un papel por el que reciben un salario escandaloso?

Te hablan de Carromero, el conductor suicida que mató a dos opositores cubanos y sabes inmediatamente que le están preparando el camino para cualquier día ponerle una alfombra para que salga de la cárcel. De momento, le aseguran 50.000 euros como cargo de confianza en el ayuntamiento de Madrid y cualquier día usted se lo tropezará en plena calle como si nada. Mientras tanto, otros ciudadanos españoles encarcelados por el mundo, no podrán correr la misma suerte. Es que algunos tienen la suerte de tener padrinos muy exclusivos. Y como decía alguien en twitter si es tan de confianza que se lo quede Ana Botella como conductor de confianza.

 

 

Y sigues ojeando y te tropiezas con la chica que pide sacrificios. Sí, te pide que aceptes sueldos rebajados, pensiones de miseria, que pagues sanidad, que pagues educación. Todo por el bien de la patria. De su patria. Su patria es el dinero. Bueno, me estoy refiriendo a la María Dolores de Cospedal, que luego de haber ganado más de 150000 euros, aunque  en realidad ha sido mucho más y que, oh! casualidad,  solo ha tenido que pagar 3000 euros a Hacienda.

No te sorprendas. Son personajes que están tocados por la gracia de Dios. Son Obra de Dios. La suerte siempre está de su lado. Tienen siempre más de un sueldo, colocan a sus esposos y familiares en buenas empresas, siempre tienen algún confesor a mano que les perdona sus escandalosos pecados y así hasta que tú y yo nos desesperamos.  ¿Estás dispuesto a seguir aguantando a esta clase de políticos y a esta clase política?

Y para rematar el día, el periódico te recuerda que hay gente que nunca tiene suerte, que Dios nunca está con ellos, que tienen que, literalmente, joderse y hacer de su vida un milagro. Sí, el periódico de nuevo te recuerda que en Málaga alguien se “quema a lo bonzo porque no tiene ni para comer”.

Es lo que tiene vivir en un país donde se le empieza a dar más importancia a la caridad que a la Justicia. Un país que se precia de recaudar kilos y kilos de alimentos  pero que sigue sin mirar a las causas profundas  de esta estafa: que unos pocos tengan tanto y que tantos tengan tan poco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s