Armando Quintana: 25 años defendiendo el derecho de asilo en Canarias

Este año se cumplen 25 años desde que se crease en Canarias la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), que   es una organización  no gubernamental fundada en 1979, de acción voluntaria, humanitaria,  independiente y plural. Su objetivo es el de trabajar junto a los  ciudadanos por la defensa del derecho de asilo.  CEAR, según recoge su web, “ está inspirada por un profundo respeto por valores como la justicia, la solidaridad, la libertad y la igualdad. La defensa de estos principios constituye nuestro principal patrimonio y es la motivación esencial de nuestro trabajo.” Su misión más importante es defender y promover los Derechos Humanos y el desarrollo integral de las personas refugiadas, apátridas y migrantes con necesidad de protección internacional y/o riesgo de exclusión social.

En Canarias, una de las personas  que mantuvo en alto la llama de esta organización, ha sido Armando Quintana, durante muchos años presidente de CEAR en Canarias. Emigrantes con los que he hablado o personas a las que he leído, hablan de su compromiso con los emigrantes a los que sobre todo ha ofrecido sus buenos oficios, y su cercanía. Hoy, ya jubilado, contempla con decepción como sobre el derecho de asilo pende la amenaza de ser extinguido.

Seguir leyendo Armando Quintana: 25 años defendiendo el derecho de asilo en Canarias.

Una escuela más pública y más de tod@s : la #mareaverde editará libros de texto

La enseñanza pública está,  cada vez más,  siendo amenazada por la ola conservadora que recorre este país. Se recortan profesores y se les envía a la calle; se aumenta el horario del profesorado, se les recorta el sueldo y se le obliga a dar materias que no le son propias y todo ello acompañado de un sinfín de  medidas que solo tienen como objetivo el desprestigio de la escuela pública, su desmantelamiento y la llamada al sector privado para que acuda a hacer negocio, ya que,  lo público para ellos “nunca es rentable”.

El laboratorio de pruebas está siendo la Comunidad de Madrid, donde los ultraliberales y ultraconservadores parecen campar a sus anchas. Afortunadamente ha tenido oportuna respuesta en forma de movilizaciones masivas en la calle y reflejo espectacular en las redes sociales, con acompañamiento de acciones de gran repercusión social: la famosa camiseta verde, que tan poco gustó a algunos jueces que alguien la llevase durante la jornada electoral, o los videos que los propios profesores han expandido por la red en defensa de una escuela que debe y tiene que ser de todos y para todos.

Una de las campañas que me ha sorprendido gratamente ha sido la de poner en marcha la editorial #mareaverde ó  lo que dicho en pocas palabras serían textos  públicos para la escuela pública. Pretende el profesorado que impulsa esta plataforma crear libros de texto gratis, libres, de calidad y descargables para alumnos y profesores. Todo ello a través de un esfuerzo colaborativo en el que hay sitio

para todos. Su licencia es Creative Commons Attribution, que permite compartir libremente los contenidos respetando las atribuciones a los autores.

Según se definen  sus impulsores en su página web  “somos el grupo de los 30, pero no ese grupo internacional G30 respaldado por las principales instituciones financieras participantes en los mercados financieros globales. Nuestra finalidad no es desarrollar las mejores prácticas y principios de conducta de los mercados de derivados extrabursátiles. Somos el grupo de los 30, abierto a ser más, a ser G40, G60, G90… somos un grupo independiente, sin respaldo económico apoyado en los mejores profesores de la Comunidad de Madrid, la Marea Verde. Somos un grupo abierto a la colaboración, sostenido por nuestros conocimientos, nuestra práctica didáctica y nuestro deseo de defender una escuela pública de tod@s para tod@s. Somos un grupo que queremos que los alumnos utilicen los mejores textos en su formación, elaborados entre tod@s, para tod@s y de carácter gratuito para ellos. Estamos en la escuela pública.”

Quiero desde aquí expresar mi apoyo a esta iniciativa. No será fácil llevarla a término pero creo que cuando las dificultades se acrecientan, cuando parece que más nos golpean, es cuando sacamos a relucir lo mejor de nuestra creatividad. Y está claro que esta propuesta desafía al orden establecido, pone en cuestión al mundo editorial que va por las escuelas ofreciendo regalos y más regalos a costa de que lo paguen los padres, con el consiguiente encarecimiento de los libros de texto. Y no será fácil porque al profesor se la ha considerado un mero transmisor de conocimientos, sin darnos, casi nunca la posibilidad de crear, inventar, investigar sobre nuestra práctica docente (salvo que sea a costa de nuestro tiempo y nuestro sueldo). Desde aquí les animo y les apoyo. Nuestros niños y niñas, nuestros chiquillos y chiquillas, lo van a agradecer. La escuela, en ocasiones es el único lugar que logra hacernos iguales a todos, vengamos de  donde vengamos, procedamos de donde procedamos. La #mareaverde es nuestra esperanza.

Más información sobre este proyecto aquí.

Y les dejo con un video que es todo un homenaje a las personas que aún siguen creyendo que  La ESCUELA PÚBLICA ES POSIBLE

DEDICADO A TODAS LAS PROFESORAS Y PROFESORES DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA.

CUÉNTALO: Emocionarse con el periodismo ciudadano y colectivo

Me piden unas palabras sobre lo que significa para mí Cuéntalo, nuestra publicación de periodismo colectivo. Haré un poco de historia.

La primera noticia si no recuerdo mal me llegó de Andreu Buenafuente, que creo que hizo un retweet a la buena idea de crear una publicación desde abajo, y en la que cualquiera iba a poder tomar la palabra. Y como en aquellos días tenía un poco de cabreo y algo de necesidad de denunciar, decidí que era un buen momento para escribir. Y tomé la palabra.

Llevaba algún tiempo dándole vueltas a la dichosa aplicación de la ley de dependencia en Canarias, que tiene a muchas familias al borde de la desesperación, no solo porque no llegan las ayudas sino por la lentitud de los trámites, para los que pueden pasar años antes de que se resuelvan. Yo tengo a mi padre con Alzheimer desde hace 7 años. Empezó a asistir a un centro municipal de día hace unos 4 años. Y tenía cabreo porque después de dos años para lograr ser declarado  como dependiente por el gobierno de Canarias la ayuda que nos prestan a la familia es la que ya tenía, es decir asistir a un centro de día. Y creía que tenía necesidad de denunciar a las autoridades que juegan con el dolor ajeno, y a la burocracia que no entiende de ese dolor. Y por ahí dejé mi primera opinión, posiblemente sin intención de volver a escribir de manera inmediata.

Inmediatamente, me pidieron desde Cuéntalo que  esa opinión podría complementarse con algunas notas y opiniones de la administración y afectados, y bueno, salió un pequeño artículo.

Era el mes de mayo, y las calles en España empezaban a vibrar de indignación y así fue que decidí salir a la calle y volví a  escribir y fui dando la palabra a los que menos voz  parecían tener  y aquello  empezó y nos vimos hablando del 15M y sus  manifestaciones. Y a partir de ahí pensé que estábamos, aunque fuera de forma modesta, contando parte de la Historia, con mayúsculas. Y fue así como, con poquito tiempo, y después  que terminaba de impartir mis clases,  los días que no cuidaba a mi padre o no había alguna obligación importante, hacía un hueco y pedía algunas horas a la familia  para buscar alguna información. Me desplazaba a Las Palmas a seguir la Acampada del 15M, o a las situaciones posteriores que se sucedían sin parar: alcaldes tomando posesión frente a indignados, más manifestaciones, Rubalcalba que viene , Rubalcaba que no viene a inaugurar la cárcel y así poco a poco, casi sin querer, pues casi que me he puesto la “sana” obligación de informar o comentar  aquello que desde mi óptica considero de interés, sobre todo  dando esa voz a los que menos voz pueden tener o a aquellos temas de denuncia a los que se presta poca atención.

En este tiempo que me han dejado compartir en Cuéntalo he intentado   saber algo más de  periodismo ciudadano, y he hecho algún intento  a través de las redes sociales para que otras personas colaboren en la elaboración de información y así invité a participar en un reportaje colectivo (ya publicado) o pedía  fotos  a la gente para complementar información. Entiendo que no todos podamos tener la capacidad de redactar una noticia, pero sí, y esa labor creo que Cuéntalo la empieza a hacer, hay que intentar que la gente participe de forma activa en las informaciones que le atañen y así sus fotos se pueden convertir en noticia, sin importar tanto la calidad (aunque en Cuéntalo hay muy buenos fotótografos)  , o también  invitando a la gente a que añada sus comentarios a la información publicada.  Habría que insistir para que más gente se animase a escribir, para tener gente en más lugares, pero vamos a no desesperar. Todo se andará.

Como anécdota de esta andadura en Cuéntalo destacaría la información de la noticia que titulé, “Primero me matan las vacas, y ahora me matan de hambre” sobre una persona que estaba en huelga de hambre. De vez en cuando hago un seguimiento de las noticias para ver si ha tenido alguna aceptación por parte de los lectores, si hay comentarios o para complementar la información con alguna novedad que surja. Y recuerdo que una de esas tardes cuando veía que la noticia pasaba de 200 a 400 lectores, o de 1000 a 2000, para definitivamente llegar a más de 3000 lectores, pensaba que algo en el servidor no había funcionado, que aquello no era normal, que en tan poco tiempo tantas visitas debía tener truco. Luego descubriría que alguien la había colgado en MENEAME, y que a partir de ahí se produjo todo un movimiento de opinión alrededor de la noticia.

Cuéntalo ha significado para mí volver a descubrir que a través del periodismo podemos hacer algo por cambiar el mundo; me ha permitido retrotraerme 15 años y regresar al año en que hice alguna práctica en un diario local, y volver a emparentar noticias con personas que de alguna manera  han pasado por mi vida, como las publicadas con referencia al Centro de Refugiados que tenemos en mi pueblo; en definitiva, me ha dado nueva “vidilla, optimismo rejuvenecido y trato de estar al tanto de lo que me rodea y pienso que en cualquier momento cualquier emoción, cualquier risa, cualquier llanto, cualquier grito se puede convertir en noticia.

Generalmente me he acercado al periodismo desde mi posición de maestro,  como un intento de dar a conocer a los niños el valor que tiene conocer la realidad, entenderla, realizar una  lectura crítica, ayudándoles a crear sus noticias y por eso cada vez que he podido he realizado con ellos alguna revista en la que ellos eran protagonistas o algún programa de radio en el que pudiesen contar sus historias, sus canciones, sus poesías. Pero he de reconocer, que la aventura de CUÉNTALO durante estos meses me ha enganchado: con ustedes me he emocionado en las calles al calor de las manifestaciones, he sabido de alguna historia de amor que después de recorrer medio mundo para ser más libres al final no pudo ser o el recuerdo de  las dichosas vacas, que tantos lectores atrajo, que me lleva hasta el sufrimiento de miles de familias que pierden sus casas por la voracidad especulativa de los bancos.

Desde aquí mi reconocimiento a los que, en la distancia considero mis compañeros, por sus excelentes artículos y estupenda fotografía. Desde aquí mi respeto y mi ánimo a seguir y a buscar más voces que nos cuenten la realidad de otra manera( Ay, Madrid, necesitamos tu voz) . Y a Paco Muñoz, al que a veces, cuando pasadas unas horas no veo el artículo publicado, busco en las redes de forma desesperada, para él mi respeto y mi apoyo por su “invento”. Solo nos falta, cada vez menos,  que los ciudadanos quieran seguir tomando la palabra y que, proyectos como éste sigan aportando algo nuevo a la forma de contar las noticias y creyendo firmemente, que iniciativas como esta, finalmente pasarán a formar parte de los cambios políticos y sociales que se avecinan en un futuro más bien cercano.

Un saludo a todos.

Mis Historias del 15M en Las Palmas