Destacado

Se va el maestro, se queda el amigo

Video del acto

Amigas y amigos. Hoy para mí concluye una etapa. Dejo la escuela por llegar a la edad de jubilación y dejamos paso a las nuevas generaciones. Como dije en mis palabras de despedida a los compañeros “SE VA EL MAESTRO, SE QUEDA EL AMIGO”. Les dejo el video ( y las palabras escritas) como muestra de agradecimiento a los niños y niñas, padres, madres, compañeros y compañeras con los que tenido la suerte de disfrutar de una profesión a la que amamos. De verdad, de corazón, gracias a todas y a todos.
Muchas gracias al amigo y compañero Chema ( J.M. Moreno ), el profe de filosofía, con el que he tenido la suerte de compartir este día, ya que él también recibe el merecido disfrute de la jubilación. Gracias por el momento compartido. Un abrazo amigo.
Gracias al amigo Antonio Martos, profe del centro, por su ayuda inestimable en la grabación de este video. Un abrazo amigo.
Este fue el texto que leí:

Recordar es fácil para el que tiene memoria. Olvidar es difícil para el que tiene corazón” . Gabriel García Márquez

Se va el maestro, se queda el amigo (idea de mi amiga Hanna)

Un buen día del año 1965 mis padres me levantaron de la cama y me dicen que a partir de ese momento cambiaba de escuela. Abandonaba un centro cercano a la casa donde vivía y empezaba una nueva aventura, unos kilómetros más lejos. Podría decir que aquella decisión posiblemente cambió mi vida y mi forma de ver el mundo.
La escuela toda era un espacio de sabiduría, con unas paredes totalmente escritas donde se daban cita el latín y el griego, el francés, las tablas de multiplicar o los símbolos químicos, tratando de encontrar un hueco en aquella pizarra que bordeaba toda el aula.
Estar en aquella escuela era “tener un propósito para cada día”; era tratar de mejorar nuestro vocabulario con el “suele y debe decirse”; era el destierro del bolígrafo en aras de la mejora de la letra a base de tintero y palillero.
Estar en aquella escuela era ver a un maestro ejemplo de sacrificio y entrega para sacar chiquillos adelante, en años donde el dinero de nuestras familias era más bien escaso.
Sin lugar a dudas, el paso por la escuela de Mario Vega Artiles en La Goleta (Agüimes), influyó y mucho en mi decisión posterior de ser algún día maestro, aunque solo fuera para emular lejanamente el amor que ese, mi maestro, le tenía a la enseñanza.
Y después de 38 años, aquí estamos. No sé si lo habremos conseguido pero, aún a pesar de las dificultades, hemos hecho el intento de que la vida también pudiera sonreír a las generaciones que he tenido la suerte de enseñar.
Por supuesto, era aquella una escuela de todos. Una escuela pública. Sí, una escuela pública en la que años más tarde, ya maestro, tuve la suerte de compartir ilusiones y trabajo con grupos de docentes amantes y defensores de La Escuela Pública. Y nos contagiamos del compromiso con una parte de la población que solo iba a tener esa oportunidad de enseñanza reglada en su vida. He creído en la enseñanza pública y la he defendido como trabajador y como padre, pues siempre pensamos en la familia que debíamos predicar con el ejemplo.
Debo mucho a una profesión que ha conseguido hacerme mejor persona, que me ha permitido acercarme a los más desfavorecidos a nivel económico, social o intelectual, y seguro que no sería el mismo sin todas esas experiencias gratificantes que mi alumnado me ha permitido vivir, no sería el mismo sin todo el cariño que he sentido de muchos niños y niñas, de muchas familias, de muchos compañeros y compañeras. Por todo ello, gracias.
Gracias a Castillo del Romeral donde tuve un efímero primer destino, de solo un año. Gracias, sobre todo, a la gente de Casa Pastores. Seguramente, habré sido el maestro más acomodado, pues me han tenido que aguantar durante 37 años. Aquí he estado cuando ha habido luz y cuando se hacía de noche. En tiempos difíciles y en la alegría de los buenos momentos. He visto pasar a muchas generaciones, a chicos y chicas que fueron y que hoy me envían a sus hijos e hijas. Gracias a los más chiquitillos, a los preescolares de aquel entonces, con los que fui muy feliz y a los más grandes, a los que, en ocasiones, había que frenar su ímpetu.
Gracias al Colegio de Primaria de Casa Pastores donde dejé muy buenos amigos y amigas.
Gracias al IES Santa Lucía que acogió a este maestro que llegaba algo perdido al mundo diferente de la Secundaria. El respeto y apoyo que me prestaron nunca lo olvidaré.
Gracias, como no, a mis chicas. Un lujo haber estado junto a Pilar, Yuly, Ángeles, Lidia, hoy algo lejos, con las que he recorrido un largo camino, así como a muchas otras, (este año Noemí ) cuyo paso ha sido más efímero. El apoyo de ustedes ha sido muy valioso. He sido el hombre más afortunado junto a unas mujeres maravillosas, valientes, que no se dejan intimidar fácilmente, defendiendo las ideas que creen correctas y justas e incluso, llegado el caso, diciendo no al poder que en ocasiones se quiere imponer. Ni un paso atrás amigas, ya saben que “el poder nunca abraza a los que pueden pensar”. Les voy a echar mucho de menos pero sepan que estaré cerca.
Gracias como no, a mi compañera Loli, ella sí que se ha dejado el alma y la vida en esta profesión. Gracias por compartir el camino. Gracias a mi hijo Pablo, por aguantar tantas charlas de maestros. Gracias por tanta ayuda, tiempo, comprensión, seguridad y cariño.
Amigas, amigos, compañeros, compañeras, chiquillos y chiquillas, les animo a seguir adelante, y a seguir defendiendo nuestra escuela pública. No corren buenos tiempos y los “malos” últimamente nos han quitado derechos que nos costaron muchos años de lucha. Pero habrá que seguir gritando, exigiendo, reclamando una escuela mejor y una sociedad más justa.
Así pues, ante los problemas, una sonrisa, luchen por lo que crean justo, que el miedo no les haga abandonar y traten poco a poco de hacer realidad sus sueños.
Sigue aunque todos esperen que abandones.
No dejes que se oxide el hierro que hay en ti.
Haz que en vez de lástima, te tengan respeto.
Cuando por los años no puedas correr, trota.
Cuando no puedas trotar, camina.
Cuando no puedas caminar, usa el bastón.
¡Pero nunca te detengas! (Agnes Gonxha)

Besos y abrazos.

Anuncios

D. Mario fue mi maestro. En memoria de Mario Vega Artiles, maestro de escuela

Hace unos días falleció en Arinaga Mario Vega Artiles, maestro que fue de muchos chiquillos del sureste. Las líneas que dejo a continuación las publiqué en el periódico Diario de Las Palmas el 28 de septiembre de 1995 con motivo del homenaje que recibiría al siguiente día. Desde aquí mi recuerdo y mi gratitud por tantos años de esfuerzo.

D. Mario

 

 

Don Mario fue mi maestro.

 Mañana viernes, 29 de septiembre, se rendirá homenaje a quien ha sido toda una institución en la escuela pública canaria: Mario Vega Artiles.

Llegada la edad de su jubilación  es momento de rendir tributo a quien, prácticamente, ha dedicado su vida al servicio de la enseñanza, pasando muchos de esos años en la entrañable escuela de Goleta-Piletas.

Quien suscribe estas líneas tuvo la oportunidad de asistir en los difíciles años 60 a aquella escuela, con dos aulas y un comedor (con cariño desde estas líneas, un recuerdo para la cocinera Antoñita), donde la escuela toda era un espacio de sabiduría, donde se daban cita el latín y el griego, el francés y algo más tarde el inglés, cuando D.Mario empezó a interesarse por este nuevo idioma que por aquel entonces empezaban a emitir las ondas de Radio Ecca. Estas, y muchas, muchas más cosas trataban de encontrar un hueco en la pizarra que bordeaba toda el aula.

La escuela de D.Mario en aquellos años acogía alumnos de municipios cercanos: Ingenio, Agüimes o Santa Lucía, pues la zona de La Goleta-Piletas estaba poco poblada en aquel entonces. Llegar a la escuela de D.Mario para el grupo de chiquillos que íbamos desde Vecidnario no era tarea fácil: unas veces aprovechábamos “el camión de los ingleses” que llevaba mujeres desde Sardina hasta unos invernaderos cerca de Los Corralillos y cuando la suerte no estaba tan de cara, no nos quedaba más remedio que atravesar Barranco de Balos durante cinco o seis Km., los que nos separaban de la escuela.

Era aquella una escuela a la que podías llegar a las 8 de la mañana y marchar a las 5 ó 6 de la tarde. Estar en la escuela de D.Mario era “tener un propósito para cada día”; era tratar de mejorar nuestro vocabulario con el “suele y debe decirse”;  era el destierro del bolígrafo en aras de la mejora de la letra a base de tintero y palillero. Para mí, el ejemplo que nos deja D. Mario, de entrega y sacrificio para sacar chiquillos adelante, especialmente en años donde el dinero de nuestras familias era más bien escaso, es digno de todo el elogio que, sin lugar a dudas, otros con mejor pluma seguramente ya habrán glosado.

Todo esto hizo que con el paso de los años anidase en mí la esperanza de ser algún día como tú, maestro, siquiera fuese para emular  lejanamente el amor que le profesabas a la enseñanza. Y ya ves, aquí me tienes, después de 17 años (hoy 35 años), en medio de la chiquillería y la Reforma, intentando aprender algo nuevo cada día, para intentar que la vida también pueda sonreir a estas nuevas generaciones, algo no siempre fácil de conseguir.

Desde aquí Mario, te agradezco lo que hiciste por éste que fue tu alumno, lo que nos enseñaste, tus consejos. Yo, y supongo que muchos otros, te damos las gracias por esos años de entrega al trabajo y a los chiquillos.

Espero que la nueva situación que a partir de ahora te toca vivir esté llena de éxitos y que todos tus deseos o  sueños no realizados puedan ver la luz.

De verdad. De corazón. Sinceramente. Gracias, maestro.

( Las Palmas de Gran Canaria. 28 de septiembre de 1.995)

#Wert #basura

El ministro más maleducado del gobierno continúa con su continua provocación. De nuevo ha vuelto a meter la pata y tiene tan poca vergüenza que no dimite.

Ayer su ministerio emitía un comunicado en el que avisaba de que el próximo año se  reducirían las becas Erasmus (parece que le tiene gana a los chicos/as que se atreven a mejorar más allá de las murallas españolas). Y, tras estas palabras el Comisario Europeo, la Unión Europea, le replica y tacha de “basura” sus palabras y su comunicado, indicando que no solo no se reduce el presupuesto sino que se ampliará en los próximos años. Pareciera que estos ministros estuvieran (que lo están) más interesados en “fastidiar” a los ciudadanos para los que gobiernan que en procurar su beneficio y su progreso.

Con tanta basura, la que emite Wert, y la que la alcadesa Botella tiene en las calles de Madrid y el anuncio de Rubalcaba de que “el PSOE ha vuelto” casi entran ganas de salir corriendo ante el mal olor que sacude a la política española.

Faltan profesores/as en los centros educativos de Canarias

La Consejería de Educación del Gobierno de Canarias presume de ser diferente. Presume de tener otra talante. Presume de tener posturas diferentes en materia educativa pero, desde que todo se pone en movimiento te das cuenta que sus políticas son las mismas que ha practicado, y practica, el PP o sus socios de Coalición Canaria cuando han tenido esa Consejería en sus manos.
Un paseo por mi centro educativo y por alguno cercano es suficiente para darse cuenta del caos en que tienen sumido a alumnos y familias. En mi centro concretamente tenemos hasta nueve (9) profesores que aún no se han incorporado, bajas que por enfermedad o excedencia no se han cubierto. Hace unos minutos se me quejaban unos alumnos de 2º bachillerato de no tener clase a ninguna hora: sin profesor/a de inglés, sin profesores de historia, sin profesor de informática. Su tarea en estos primeros días consiste en recorrer dependencias del centro (o salir a la calle si son mayores) y esperar pacientemente a que los políticos decidan que la Educación tiene la suficiente importancia como para tener como mínimo las plantillas cubiertas cuando llegan los alumnos.
Culpable la Consejería de Educación pero también las familias que ya debieran estar frente a la Dirección Territorial reclamando la Educación a la que sus hijos tienen derecho. Y culpables, en cierto medida, los profesores que un día sí y otro también hacemos guardia para cubrir esas ausencias haciendo creer a los padres que sus hijos están atendidos.
Desde aquí vaya mi denuncia y pedir a las familias que reclamen para sus hijos la mejor educación posible. Si no, nos espera la pobreza y miseria moral, intelectual y material. Si nuestros hijos tienen derechos, hagamos que se cumplan.

Otra puta mierda: 200 estudiantes canarios no podrán presentarse a la PAU

Hace unos días leíamos el artículo de un profesor universitario que titulaba “Una puta mierda” que nos indignaba, hería, nos hacía llorar ante la realidad triste y dura de alumnos que no pueden continuar sus estudios porque no pueden pagar su matrícula.

Hoy, con indignación renovada, conocemos que aquí, junto a nosotros, en Canarias, nuestros hijos, nuestros amigos, nuestros vecinos, en una cantidad que se aproxima a los 200 estudiantes,  no podrán presentarse a la P.A.U. Son los hijos de los trabajadores que están en paro, aquellos a los que la crisis, maldita crisis, también les ha señalado con el dedo. ¿Qué futuro es este? ¿Hacia dónde vamos?

Dentro de muy poco veremos como muchos estudiantes tampoco podrán comenzar una carrera universitaria. Definitivamente a los ricos de la tierra no les ha gustado nada que los hijos de los trabajadores alcancen cotas de dignidad. Los ricos que siempre tienen bendiciones y perdones vuelven a ganar otra batalla: primero nos hundieron en la pobreza material, ahora nos mandan al infierno de la miseria intelectual. No tienen límites.

¿Qué nos queda? Pues lucha y exigencia. Exigencia al Gobierno de Canarias para que los hijos de esta tierra puedan seguir formándose. Exigencia al Gobierno de España a que abandone las políticas que ponen bombas de miseria en nuestros pueblos y ciudades, mientras ellos, se lo llevan en sobres. Dinero a manos llenas que no saben que deben declarar y si lo tienen que saber los viejitos que apenas leen. Más miseria: miseria moral.

Así pues chicos/as: no queda otra. Lucha y justicia. Mucha justicia. Y no se dejan embaucar por la solidaridad (mejor showlidaridad) que exige votos. El futuro, sí es de ustedes, pero tendrán que abrirse paso combatiendo a los Rajoy, Wert, Rivero y tanta mala gente que habita entre nosotros. Ojalá que mañana no tengamos que volver a decir que esto sigue siendo “una puta mierda”. De ustedes depende.